domingo, 11 de abril de 2010

Hyena rising



The Man with a Hyena, en el ciclo "Músiques disperses", sala Heliogàbal, Barcelona, 9 de abril de 2010. Tom Chant, saxos tenor y soprano y clarinete bajo; Javier García, contrabajo; Dani Domínguez, batería.

Dirán que somos unos pesados con tanto vídeo de estos proyectos satélite de la Banda de Improvisadores de Barcelona (BIB). Normalmente, los vídeos que colgamos no los comentamos demasiado, en un sentido crítico o de apreciación al menos. Sí hay comentarios, pero son meramente informativos. Entendemos que sería hasta cierto punto redundante. Los vídeos están ahí y quién quiera verlos -u oírlos- puede hacerlo y decidir lo que piensa al respecto. No obstante esto, vamos a recapitular un poco.

Desde el hotel hemos seguido con atención los movimientos surgidos desde la BIB, proyectos como este trío o el octeto IED8, en el que también están los tres miembros de The Man with a Hyena. Y hay que decir una cosa, y es que cada vez están mejor puestos. En el post anterior, en el que hemos subido la segunda actuación de IED8, puede comprobarse como esa segunda actuación que dieron fue mejor que la primera. Y, respecto a lo visto y oído en este debut en directo de The Man with a Hyena, también hemos de decir que ha sido una de las sesiones en que más hemos disfrutado tanto Delbert como yo mismo. Una actuación potentísima. Más de una hora seguida y sin interrupción alguna. Un power trio que nos puso frente a tres maneras de hacer distintas. De un lado, Tom Chant, que estuvo especialmente agresivo y se comportó como un auténtico crawler (a la manera de los de los 60). Tras él, Javier García, que amplificó el contrabajo y usó pedales de distorsión, y que jugó con el instrumento de distintas formas, como contrabajo a secas pero también como instrumento de cuerda eléctrico que crea capas de fondo (quizá el que exhibió una estética más moderna). Y, finalmente, Dani Domínguez, que con una energía bestial mantuvo ritmos que fijaba hasta hacerlos estallar, con enganche, y que nos recordó un poco a Ronald Shannon Jackson (tuvo un momento "africano" muy especial que casaba bien con la idea de la hiena).

Tal y como nosotros lo vemos, tiene que haber de todo y por eso mismo es bueno que exista ese sentido ácido y salvaje de las cosas. O, dicho de otro modo, conciertos a los que uno jamás llevaría a los suegros.

Y, ahora, juzguen ustedes mismos (una vez más).



... y la tarjeta de memoria no dio para más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.